Guilherme es Consejero de la Unesco en Comunicación e Información para el Mercosur, Chile y países andinos y el coordinador regional de la Iniciativa de Promoción de la Democracia y la Libertad de Expresión en sistemas judiciales de América Latina. También es secretario del Comité Regional del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO en América Latina y el Caribe. Es licenciado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Brasilia y máster en Ciencias Políticas por la Universidad de Sao Paulo.

¿Por qué los derechos digitales son importantes?

La cuestión no es que los derechos digitales sean importantes, es que los derechos son importantes en el mundo offline u online. La clave es entender que para que los derechos tengan su pleno ejercicio en el mundo online, los desafíos son relativamente distintos que en el mundo offline.

Por eso encontramos palabras o expresiones como derechos digitales. La clave es que los derechos humanos son relevantes siempre, sea cual sea el espacio de su ejercicio, el punto del entorno digital es encontrar las mejores maneras para que estos derechos también puedan ser protegidos y promovidos ahí.

¿Desde tu perspectiva cuáles son los principales desafíos que enfrenta el ecosistema de derechos digitales en América Latina?

El primer desafío probablemente sea el desconocimiento. Hay muchas dudas de los actores del ecosistema, los reguladores, las plataformas, la ciudadanía, la sociedad civil organizada, los jueces, los fiscales sobre cómo hacer valer los derechos humanos en el entorno digital. El primer gran desafío es que sigamos construyendo una plataforma de diálogo común para hacer valer los derechos humanos en el mundo en línea.

El segundo gran desafío en el contexto latinoamericano, pero también en otras latitudes, son dificultades que existen con el mundo digital. Por ejemplo, las dificultades de jurisdicción. Estamos hablando de situaciones que pueden tener sus impactos en un determinado país, pero el servidor, por decir algo, está ubicado en otro país. Hay un conjunto de dificultades jurisdiccionales que no son menores para llevar adelante la protección y promoción de los derechos digitales y eventualmente corregir algunos de los problemas que existen con estos mismos derechos.

La otra temática importante tiene que ver con la gobernanza de Internet. La idea defendida por UNESCO de que la gobernanza de Internet sea multistakeholder, donde todos los actores relevantes estén presentes alrededor de la mesa de discusiones sobre cuestiones de gobernanza, que esté basada en los derechos humanos y que esté basada en los principios de apertura y accesibilidad. Ésta no está presente en todos los países de América Latina, es algo que está en construcción en muchos de ellos.

Y, evidentemente, los desafíos más contemporáneos que son desafíos reales como las campañas de desinformación y cómo estas afectan temas tan importantes para las democracias como es el caso de las elecciones, o los desafíos del uso del discurso de odio en algunos escenarios digitales.

Estos desafíos que están presentes en el orden del día del debate son desafíos que traen cuestiones muy concretas para todos los actores del ecosistema; en particular, para las autoridades reguladoras y que, de nuevo, tienen que ser debatidas en un espacio multistakeholder entendiendo el posicionamiento de la arquitectura de la red, la promoción y protección de los derechos humanos y cómo se pueden encontrar las mejores soluciones para estos problemas que son problemas concretos.

¿Por qué el contexto de derechos digitales en Latinoamérica es único?

El contexto de único no es solo para América Latina, creo. Los problemas como los que he mencionado, campañas de desinformación, discurso de odio u otras cuestiones más graves siempre existieron antes del entorno digital. Lo que es único son las dimensiones que el entorno digital tiene, la velocidad, el alcance a cantidades cada vez más expresivas de ciudadanos y ciudadanas.

Estas dimensiones únicas del entorno digital tienen que ser vistas sobre un prisma, ya que ofrecen enormes oportunidades para la misma protección y promoción de los derechos humanos, quizá como nunca ocurrió en la historia de la humanidad, pero también tienen unos riesgos. Lo que tenemos que buscar acá es una estrategia o muchas estrategias para potenciar las oportunidades, que son muchas y son la mayoría, y mitigar y prevenir los eventuales riesgos que existan.

Lo que sí sería un problema es mirar eso con lentes muy sesgados, o solo entender que hay oportunidades, o solo entender que hay riesgos. Nuestro objetivo tiene que ser reconocer la complejidad de la temática, del ecosistema, y encontrar las soluciones que fortalezcan las oportunidades y que mitiguen o prevengan los riesgos.

Para conocer más sobre Indela visita nuestro sitio web y sigue nuestras redes sociales Facebook y Twitter.